Frases de Soledad

“Con esta soledad alevosa, tranquila, con esta soledad de sagradas goteras, de lejanos aullidos, de monstruos de silencio, de recuerdos al firme, de luna congelada, de noche para otros, de ojos bien abiertos. Con esta soledad inservible, vacía, se puede, algunas veces, entender el amor.” Mario Benedetti

 

La soledad se admira y desea cuando no se sufre, pero la necesidad humana de compartir cosas es evidente.

 

A veces se abandona lo bueno por cualquier cosa, solamente soy testigo de que estás eternamente arrepentido y tus lágrimas en mi  he oído.

 

Pues mi corazón conserva tus latidos, ya que el tuyo y el mió en uno solo estaban convertidos.

 

La soledad es una ingrata a la que se le va agarrando el gusto, con un alto riesgo de quedar completamente enamorado de ella.

 

Soledad, agradezco el que estés aquí. Dime, cuántas veces me has alagado con tu compañía. Más espero que no te molestes si te digo que hoy quiero que sea la última noche.

 

La soledad es un espacio de tiempo otorgado por Dios para hacernos rencontrar con nuestro interior, con nuestra esencia que no es más que nobleza y amor. La soledad es un destello de luz en la oscuridad si la sabemos aprovechar.

 

Sin quererlo cultivamos la soledad como una planta, quedarte en casa es darle calor y llorar es regarla.

 

Los momentos de soledad son la oportunidad perfecta para clamar a Dios.

 

La soledad ha sido una verdadera amiga, nunca me ha dejado, aun cuando yo trato de alejarme de ella, ella siempre está conmigo.

 

Nuestro gran tormento en la vida proviene de cuando estamos solos y todos nuestros actos y esfuerzos tienden a huir de esa soledad.

 

“¿Por qué, en general, se rehúye la soledad? Porque son muy pocos los que encuentran compañía consigo mismos.” Carlo Dossi.

 

“Una persona puede sentirse sola, aún cuando mucha gente la quiera.” Ana Frank.

 

La soledad constante puede llevarnos a cometer locuras inimaginables.

 

La soledad es la única que nos entiende y jamás cuestionará todo aquello que pensemos.

 

La soledad es bella, cuando se está en paz consigo mismo, te da la oportunidad de conocer a ese ser que ignoras dentro de ti, y si lo aceptas y reconoces entonces… ¡Bella soledad!

 

Estás solo sin lugar ni rumbo, pero te adentras en ti, aclarando tus dudas, entendiendo todo lo que no entendías, empiezas a saber la verdad y quienes te traicionaron, entonces descubres porque estás ahí, en la soledad.

 

No es solo la amargura y tristeza, es también el coraje y la irracionalidad de la vida ante los ojos de quien causo la soledad. Simplemente ausencia sin motivos reflejados en la mente y soltados por la idea de un regreso.

 

Quién dice que la soledad, no nos enseña nada, es porque nunca la conoció en su totalidad, ella nos enseña lo horrible que somos, y nos conduce a la superación. La soledad está más allá de toda compañía. Solo hay que saber mirar…

 

“Todos los hombres, en algún momento de sus vidas, se sienten solos. Y lo están. Vivir es separarse de lo que fuimos para acercarnos a lo que seremos en el futuro. La soledad es el hecho mas profundo de la condición humana.” Octavio Paz.